Destreza Motriz y Feedback

DESTREZA MOTRIZ Y FEEDBACK

 

La destreza motriz es un elemento que está presente en todo tipo de actividad deportiva y de ella depende en gran medida la mayor o menor eficacia en el resultado de las actuaciones. Esta destreza motriz no posee en todos los deportes el mismo grado de complejidad ni el mismo nivel de prioridad dentro del conjunto de la acción. En algunos deportes como el atletismo, ocupa un lugar primordial, dado que la realización de las pruebas atléticas están basadas casi en su totalidad en el manejo de dicha destreza, mientras que en otros deportes como el golf, o el tiro con arco la destreza motriz debe compartir su importancia con otras capacidades de tipo cognitivo como pueden ser: el cálculo de la distancias, el cálculo de la fuerza y dirección del viento, o la elección del palo correcto con que ejecutar el golpe, o la puesta en marcha de un elemento de puntería.

Debido a las limitaciones atencionales a las que el propio cuerpo humano está sometido, en aquellos deportes en los que la destreza motriz deba combinarse con otras habilidades, tanta mayor ventaja tendremos cuanto más automatizada esté la propia destreza motriz, dejando un mayor porcentaje de recursos atencionales para el ejercicio de las otras necesidades.

En este artículo revisaremos el proceso por el cual se desarrolla y automatiza una determinada destreza, y analizaremos a su vez aquellos elementos que nos ayuden a conseguirlo.


. . . . . . . . .

 

Cualquier aprendizaje de una destreza motriz pasa en su evolución por tres fases diferenciadas:

 

·         Fase Cognitiva

·         Fase Asociativa

·         Fase de Automatización

 

Fase cognitiva

Durante esta fase, la finalidad subyacente es que la persona desarrolle la comprensión de la manera en que se ejecuta la destreza. Si esta destreza es altamente sofisticada e implica la coordinación de varios grupos musculares, es imprescindible que el sujeto descomponga la acción en los elementos más simples que la componen, con la finalidad de facilitar su análisis y aprendizaje, y posteriormente integrar todos los elementos para su realización de una forma global y combinada.

 

A lo largo de esta fase cognitiva se emplean una serie de pasos que responden al siguiente orden:

 

·         Explicación por medio de la palabra del tipo de ejercicio que se va a realizar.

·         Explicación de las sensaciones que el deportista debe percibir.

·         Aclaración del objetivo que con dichos ejercicios se pretende conseguir.

·         Demostración práctica del ejercicio por parte de un modelo (si esta demostración se
....realiza mediante una grabación, se pueden ir analizando los distintos pasos del
....ejercicio).

·         Realización de las primeras pruebas o tentativas por parte del sujeto.

 

Introducimos como parte de la fase cognitiva algunos intentos prácticos, porque su realización puede poner de manifiesto algunas lagunas, errores o incomprensiones de las explicaciones dadas, de forma que dichas observaciones le sirvan al entrenador para poder corregir o modificar lo que crea conveniente.

 

Fase Asociativa

Supone el núcleo central del propio aprendizaje. El deportista debe aprender a integrar las imágenes cognitivas de la acción con su propia respuesta motriz. A lo largo de esta fase y especialmente al principio de ella, se requerirán muchas modificaciones y ajustes en la realización del ejercicio, lo que implica la necesidad de recibir un feedback adecuado para dichas modificaciones, hasta alcanzar el dominio de la destreza. A medida que se va consolidado la fase asociativa, el aprendiz requiere menos utilización de recursos mentales y la retroalimentación recibida por el entrenador se va trasformando en una habilidad por parte del deportista de reconocer sus propios errores, de forma que el mismo puede pasar a autodirigir su ejecución. El trabajo del entrenador es importante hasta que el principiante, que va adquiriendo un nivel de ejecución avanzado sea capaz de llegar a un grado de autonomía que le permita realizar y analizar sus propios ejercicios.

 

Fase de Automatización

Una vez alcanzado el nivel óptimo de autonomía, se comienza con la "Fase de Automatización", en la cual el sujeto debe someterse a un programa de entrenamiento mediante el cual se repite una y otra vez el ejercicio durante un período tal que le posibilite realizarlo con suma perfección mientras es capaz de "pensar en otra cosa".

 

FEEDBACK

 

El Feedback es el elemento más importante en el aprendizaje motriz, y podríamos definirlo como la "información recibida sobre la calidad del ejercicio que estamos realizando".

Cualquier aprendizaje lleva consigo cometer algún tipo de error en su realización. Para aprender es importante, pues, saber cuándo, cómo y en qué nos estamos equivocando, solo así podremos corregir los errores cometidos. Si un deportista que está aprendiendo una determinada destreza motriz, no recibe un "Feedback adecuado", corre el riesgo de dar por sentado que está realizando correctamente la acción, y de automatizar todo el patrón conjunto del ejercicio con una serie de errores y/o malos hábitos asociados a la cadena de movimientos. Estos hábitos incorrectos son más costosos de cambiar que el esfuerzo que supone la puesta en marcha de mecanismos precisos de retroalimentación. Entorno un elemento tan sencillo como éste, se agrupan la mayor parte de los fracasos de un elevado número de entrenadores y deportistas.

 

Dentro de los mecanismos de retroalimentación podemos distinguir:

 

·         Feedback intrínseco

·         Feedback extrínseco

 

Cuando al cometer un error el deportista recibe información directa sobre su propio error, por ejemplo al tirar una valla corriendo, fallar un lanzamiento de dardos o escurrirse en un agarre en barra fija, decimos que tiene una retroalimentación o feedback intrínseco. A pesar de ello el deportista puede no darse cuenta de donde está la clave del error cometido, por lo tanto es importante que reciba conjuntamente información "del exterior". Por ejemplo en un lanzamiento de dardos, en el cual el deportista realiza un movimiento correcto y el dardo impacta por debajo o por encima del objetivo, el fallo puede radicar en el momento en que el deportista suelta el dardo de la mano, o en una mal posicionamiento del hombro, informaciones que puede recibir de su entrenador si este observa adecuadamente la acción.

En otras ocasiones el deportista no tiene posibilidad de recibir información propia de la calidad del ejercicio, por ejemplo la posición de las piernas durante un salto de potro o en un salto de trampolín, o el tiempo que un determinado ciclista o motorista tarda en completar una vuelta a un circuito. En estos casos la única fuente de retroalimentación solo puede proceder del exterior, y le llamamos feedback extrínseco.

En el tiro con arco la retroalimentación es mixta, en parte tenemos "sensaciones" muy claras sobre algunas posiciones o movimientos (especialmente si son movimientos amplios relativos a la motricidad gruesa, como la forma de traccionar la cuerda) y en parte algunos momentos de la cadena motriz son tan sutiles que nos es imposible determinar (especialmente al principio, cuando tenemos poca experiencia) si los estamos realizando correctamente. En este segundo grupo se incluyen los elementos de motricidad fina (como el movimiento de los dedos del agarre) sensaciones interoceptivas posturales como el paralelismo de los ojos con el suelo o algunos micro-movimientos indicadores de tensión emocional como pequeños espasmos, guiños, fruncimiento del ceño, etc.

 

En la aportación de información externa se deben tener controlados los siguientes aspectos:

 

·        Priorizar las informaciones sobre los errores a corregir. Así por ejemplo es prioritario corregir primero los errores de motricidad gruesa que los desajustes en motricidad fina.

·        Aportar información que sea útil para mejorar la acción. Decir por ejemplo "lo has hecho mal" no supone una información o feedback adecuado ni válida para poder corregir la acción.

·        No saturar al deportista con informaciones. Procurar dar estas de forma precisa y concisa para que sea asimilable. Es mejor por ejemplo decir: "algo alto", en un entrenamiento propioceptivo con inhibición visual en lanzamientos a canasta que decir "Te has desviado aproximadamente 30 centímetros por encima de la canasta".

       

A la hora de trasmitir la información sobre la ejecución nos encontramos con algunas dificultades, que suelen centrarse en tres formatos básicos: El entrenador no sabe trasmitir la información, el deportista no entiende la información, o el deportista no acaba de creerse la información.

Con el fin de superar estas dificultades se debe desarrollar la creatividad suficiente para mejorar las comunicaciones entre el entrenador y el deportista, y aunque esto es una labor que va asociada al talante personal de cada entrenador, vamos a revisar algunos sistemas para mejorar la trasmisión de feedback. Estos sistemas suelen apoyarse en el postulado de procurar trasformar el feedback extrínseco en una retroalimentación intrínseca.

 

ALGUNOS SISTEMAS PARA MEJORAR EL FEEDBACK

 

Provocar movimientos exagerados:

Su finalidad es ampliar el espectro discriminativo del sujeto, exagerando los movimientos erróneos o realizando movimientos correctos de una forma desproporcionada. En ocasiones esto ayuda al deportista a percibir los errores realizados.

 

Paralización instantánea:

A la voz o señal del entrenador, todos los deportistas deben paralizar su movimiento como si se hubieran convertido en estatuas de piedra, entonces deben pasar a reconocer su posición en ese momento. Esto ayuda a hacer consciente posiciones inadecuadas que pasan desapercibidas en el continuo de la acción. Algunos sujetos tienden a corregir, voluntaria o involuntariamente su posición hacia la correcta después de escuchar la señal. Si se tiene la oportunidad de utilizar medios de grabación automáticos, nos ayudarán a evidenciar este suceso.

 

Guiado corporal:

Sucede que muchas veces por más que verbalmente indiquemos las correcciones que el deportista debe realizar, éste, no es capaz de seguir dichas indicaciones, en ocasiones esto es debido a la dificultad del sujeto de interiorizar el movimiento por no haberlo realizado nunca. En estos casos puede ser de mucha ayuda ayudarle corporalmente a seguir el patrón de la acción (ejem.: el saque en tenis, una posición gimnástica, el movimiento de lanzamiento en disco, o el recorrido del brazo en una suelta correcta de una flecha).

 

Espejo verbal:

Se centra en el trabajo por parejas, y mientras uno de los dos deportistas realiza un ejercicio, el otro va narrando en voz alta los aspectos relevantes de este, con el fin que permitir a su compañero tener información inmediata de su propia acción.

 

La cámara lenta:

En muchas ocasiones es muy difícil integrar un movimiento cuando se observa como lo realiza otro a velocidad normal, o bien es muy difícil coordinar diferentes series de movimientos en una sola al pretender hacerlo a su velocidad habitual. Se pretende en este ejercicio lentificar los movimientos hasta el punto de que el propio deportista pueda asumir e integrar sus distintos errores y modificarlos sobre el terreno. Esta es una técnica de análisis, propia de la fase de asociación.

 

Poner límites a los movimientos:

Esta técnica esta basada en el diseño de elementos que ayuden al deportista a tener un feedback intrínseco de sus acciones. Por ejemplo si un alumno en un curso tiende pa sobrepasar el anclaje en la apertura, puede utilizar una cincha o cordón, que no sea elástico para que cuando llege al punto de anclaje la mano no siga retrocediendo y así interiorice la postura.

 

Colocar barreras de superación:

Es otra forma de poner límites a la acción, pero en este caso los límites son inferiores, es decir deben de ser superados. Por ejemplo se utiliza en artes marciales atando un cinturón a la rodilla contraria de la pierna con la que se lanza una patada frontal, para que el píe salga con una elevación adecuada.

 

Acciones incompatibles:

Cuando se tienen determinados vicios se pueden diseñar algunos movimientos o acciones complementarios que sean incompatibles con los vicios adquiridos. Si en un deporte no se deben abrir las manos y el deportista las abre, se le puede hacer que practique sujetando algo en ellas.

 

joomla template 1.6